¿Poner o no poner los precios de tus servicios de diseño en tu web?

Esta es una de las preguntas que más me suelen hacer mis lectores y alumnos diseñadores.

¿Debería poner los precios de mis servicios de diseño en mi web?

Todo depende 🙂

Yo soy partidaria de mostrar tus precios en la web pero hay casos en los que no lo recomiendo. Ahora te lo explicaré más en detalle.

Antes de eso quiero analizar los frenos que veo que tienen muchos diseñadores freelance a la hora de publicar sus precios en la web.

Por lo que he vivido yo misma y por lo que me cuentan mis lectores y colegas del sector la cosa suele estar en alguno de estos argumentos:

“No estoy seguros de si mis precios son adecuados o directamente no sé cuánto cobrar”

Es decir, no tienes un precio mínimo desde el que parten tus servicios porque aceptas cualquier encargo por pequeño que sea y presupuestas a medida.

Me encuentro con demasiados diseñadores que presupuestan a medida sin una base desde la que partir, inventando servicios para cada cliente nuevo que les llega y después se dan cuenta de que han trabajado mucho más de lo esperado y el proyecto no ha sido rentable.

¿A ti también te pasa esto? Yo también pasé por esa fase, es parte del proceso.

Si estás en esta situación, deberías empezar a plantearte la estandarización y creación de tu servicio principal y la fijación de una estrategia de precios de una vez por todas.

“La competencia me va a copiar o van a hablar mal de mi”

Creo que no hay que obsesionarse con la competencia. De hecho, creo que la competencia es sana y nos ayuda a crear colaboraciones y a estar en mejora continua para diferenciarnos y no quedarnos atrás.

Además, si quieren saber tus precios quizás te llegue por ahí alguna petición de “presupuesto fantasma” de algún colega suyo para ver cómo lo haces. Y si quieren copiarte, lo hagan…

Después cada uno cae por su propio peso. Será difícil que alguien pueda igualar tu servicio, tu estilo, tu carácter, tu posicionamiento o visibilidad en el mercado… Pero para eso tendrás que tener muy clara cuál es tu propuesta de valor.

Pero si te sientes amenazado piensa que nunca vas a tener control sobre lo que hagan los demás, pero sí sobre lo que haces tú en tu negocio.

Céntrate en tus clientes, no en tu competencia y sigue mejorando la experiencia que tienen trabajando contigo y sigue solucionando sus problemas.

Vamos a darle la vuelta a esto. En nuestro sector hay muy pocos profesionales que tienen desarrollados sus servicios en detalle en su web y muchos menos son los que indican sus precios.

Los clientes quieren tener el máximo de detalles de antemano posibles para poder tomar una decisión de compra responsable.

Antes de ponerse en contacto contigo seguramente habrá analizado en profundidad quién eres y lo que ofreces. Si no indicas tus precios en tu web, quizás también estés perdiendo la ocasión de iniciar este proceso y que el posible cliente elija empezar esa conversación directamente con tus competidores que sí indican toda la información en su web.

“Tengo miedo a publicar mis precios porque ahuyentaré a posibles clientes”

Hablar de dinero no es fácil. Y muchas veces tenemos miedo a parecer caros (en este artículo hablé en su día sobre esto mismo). Pero es más difícil todavía hablar de “money” si el cliente potencial no tiene una referencia o un precio desde el que comenzar a conversar.

No lo niegues, tarde o temprano vas a tener que hablar de dinero…

Así que es mucho mejor que los clientes que te pidan presupuesto estén ya precualificados y dispuestos a invertir lo que vales.

Y ten muy en cuenta que tus precios posicionan tu marca en el mercado y atraen a un tipo de cliente concreto.

¿Quieres parecer un diseñador low cost del montón y trabajar con clientes tóxicos que no te valoran por tu trabajo sino que te eligen por tu precio bajo o quieres que se te perciba como un profesional con servicios de calidad que cobra lo que sus servicios valen?

Yo sinceramente prefiero que digan de mi “No es barata pero es la que mejor te va a ayudar con ese problema”.

En la mayoría de los casos me encuentro con diseñadores que ofrecen unos servicios premium inmejorables con precios de risa y que están perdiendo dinero por todos los lados porque no saben cómo conseguir clientes que paguen lo que realmente valen sus servicios. Tener una estrategia de marketing desarrollada para conseguir clientes que valoran tu trabajo es responsabilidad tuya y no puedes pretender subir los precios y quedarte sentado esperando…

No basta con crear una página de servicios genérica en tu web y poner unos precios. Si quieres acortar el ciclo de venta hay más factores que entran en juego. Tienes que tener una web completa con toda la información necesaria para mostrar el valor de tu trabajo y que tus clientes potenciales confíen en ti.

Y no solo eso, es necesario que desarrolles en detalle cada servicio en una página independiente de tu web explicandoa tu cliente en profundidad con un buen copy cuáles son los beneficios que aporta trabajar contigo, en qué consiste el servicio, qué incluye, qué no incluye, cómo es el proceso de trabajo, el proceso de pago, preguntas frecuentes, testimonios etc.

Entonces ¿pongo mis precios públicamente o no?

Bueno, como te decía al principio todo depende de diferentes factores y, aunque hasta ahora te he dado argumentos a favor, quiero que tengas toda la información sobre la mesa para que tomes la decisión por ti mismo:

Cuando SÍ poner los precios de tus servicios de diseño en tu web

  • Quieres filtrar el tipo de cliente y quitarte de encima cuanto antes a los que no tienen suficiente presupuesto y que buscan el low cost.
  • Quieres ser transparente y claro desde el principio.
  • Tienes unos servicios creados y una estrategia de precios definida.
  • Vendes servicios a precio fijo con una página de venta en detalle y botón de compra directo sin apenas interacción.
  • Vendes servicios productizados con un precio del que parten e incluso ofreces diferentes paquetes de precios con diferentes características.

Cuando NO poner los precios de tus servicios de diseño en tu web

  • Si todavía estás en una fase en la que no sabes cuánto cobrar o incluso trabajas por horas NO publiques tu tarifa/hora en tu web. Ese debería ser un dato interno. Trabaja siempre por proyecto, no por el coste de tu tiempo.
  • No tienes un precio fijo porque tus precios dependen del tipo de cliente. Yo te diría que tengas foco y definas a un cliente ideal al que solucionar su problema principal y en base a eso desarrolles un servicio con un precio acorde al tipo de cliente.
  • Quieres que todos los clientes potenciales te conozcan en una reunión previa cara a cara (por skype) para que el precio no influya previamente en la decisión de compra porque tus precios parten de un precio bastante elevado.  Sientes que necesitas hablar con tus clientes potenciales para mostrar tu valor antes de dar precios. Esto está muy bien para determinados casos. También te digo que para mostrar tu valor y rebajar objeciones están tu web, tus textos, tu propuesta de valor, tu posicionamiento en el mercado, tus páginas de venta, tu newsletter, tu blog… Y eso no lo tienes que dejar de lado independientemente de si publicas o no tus precios en tu web.
  • No quieres perder ninguna oportunidad y prefieres que entren todo tipo de peticiones y en todo caso después filtrar y decir tú que no. Esto suele ser habitual cuando se comienza y no se tienen suficientes peticiones de presupuesto o se está tanteando el mercado para ver qué tipo de perfiles estás atrayendo.

¿Tú tienes tus precios publicados en tu web? ¿Prefieres no ponerlos? ¿Por qué? Comenta aquí abajo tus preferencias, motivos y sugerencias.

Me encantará leer los pros y los contras de todo lo que he comentado por aquí y así enriquecer el artículo.

Imagen de shutterstock.

Lauralofer

About Lauralofer

Soy Laura López y ayudo a diseñadores freelance y agencias creativas a conseguir mejores clientes y aumentar sus tarifas. Amante de los gatos. :) Si vendes servicios de diseño y quieres evolucionar en tu negocio apúntate a mi newsletter y accederás a mi charla gratuita "Atrae clientes online que contraten tus servicios de diseño sin regatear"

12 Comentarios

  • Saioa dice:

    Hola Laura :)))

    Como ya sabes yo soy partidaria de poner los precios sobre todo por lo que comentas de “filtrar”. Antes de ponerlos perdía muchísimo tiempo respondiendo emails y teniendo reuniones con posibles clientes cuyos “presupuestos” no encajaban con mis tarifas en ese momento.

    A mi me ha ayudado mucho, porque de las veces que me dicen “NO” a un presupuesto, el 80% de los casos no es por el precio, porque ya lo saben de antemano.

    Pero tienes razón que al comienzo, cuando estás perdida, estás buscando tu hueco en el mercado y quieres crecer, es mejor no ponerlos para escuchar a todo tipo de personas y ver si cada proyecto que te llega te compensa o no. Piensa que no siempre lo principal es el precio, ya que puedes querer aceptar un proyecto por la visibilidad que te dará o porque te apasiona el proyecto de se cliente.

    Un abrazo :DDD

    • Lauralofer Lauralofer dice:

      ¡Qué bien tener por aquí a un caso de éxito! 😉 Gracias por tomarte el tiempo de contar tu experiencia para que los demás tomen nota de alguien que lo está aciendo muy bien online. ¡Un abrazo fuerte!

  • Ester Serra dice:

    Hola Laura! Sobre el tema de los precios yo soy partidaria 100% de ponerlos. Luego puedes hacer presupuestos personalizados según las necesidades e incluso entrevistas, pero al menos los clientes ya saben la base y tú también y eso nos ahorra mucho tiempo a la hora de hacer presupuestos y enfocar las objeciones.

    Yo lo que todavía no llevo nada bien, son los clientes que aún sabiendo el precio porqué lo han visto en la web, cuando les entregas el presupuesto dicen que es caro porque se pensaban que les iba a hacer un descuento sobre el precio de la web, cuando nunca se lo he dicho. Por suerte son una minoría, pero cuando me pasa alucino.

    Saludos,
    Ester

    • Lauralofer Lauralofer dice:

      Utiliza diferentes estrategias para dar más valor a tu trabajo. Pero, algo que te puede funcionar muy bien es dar presupuestos con 3 opciones de precios. Desde lo que va a conseguir con el precio del que parten tus servicios hasta la opción más premium. Hay gente que quiere un iphone de última generación y tiene presupuesto para un android de gama baja 😉

  • Hola Laura, muy interesante tu artículo, en mi caso utilizo una herramienta para la estimación de precios, donde los clientes pueden agregar o quitar características y calcular instantáneamente el precio de mis servicios de diseño web, ayuda bastante a filtrar a los clientes low cost y das una estimación más personalizada sin tener que invertir mucho tiempo. adicionalmente y anterior a este proceso, realizo un análisis del negocio de mi cliente y le sugiero los servicios que le podrían ayudar a obtener mejores resultados en sintonía con sus objetivos. pero ellos tienen siempre la ultima palabra y pueden adaptar los servicios dependiendo de su presupuesto. Saludos 🙂

  • Deborah Goya dice:

    ¡Hola Laura! Creo que lo haré tarde o temprano. Tener volumen de trabajo y estar dando palos de ciego con clientes que buscan algo “low cost” hace perder tiempo y rentabilidad, tanto al cliente como al estudio de diseño 🙂

  • Gracias Laura!
    Por todo lo que nos enseñas!.
    Poner los precios. Sí.
    Si sirve de ejemplo… acabo de publicar una web alfredoarranz.com, en este caso con productos del proyecto “el color de la seda”. Está en fase de prueba. Todavía no puedo vender legalmente. Dos preguntas que me hacen: ¿Cómo es tu producto? y ¿cuánto cuesta?. Para la segunda todavía no tengo respuesta y os aseguro que incomoda mucho, muchísimo. Y encima no se vende.
    Debemos de dejar de tener miedo a hablar del dinero. (También está en la lista de tareas). Creo que así se construye la transparencia y la confianza.
    Muchas gracias!
    Alfredo Arranz

  • Nuria dice:

    Hola, Laura:
    Qué interesante el artículo. Enhorabuena, porque ha quedado muy bien. 🙂

    En cuanto al tema en sí (los precios), yo ahora mismo no los tengo publicados, aunque posiblemente en breve los incluiré, en parte para que sirva como filtro de clientes. Para mi servicio de corrección, sin embargo, no creo que los publique, porque las necesidades de intervención varían en función del estado del texto. Por eso, prefiero preparar presupuestos personalizados.

    Por cierto, no sabía que no es recomendable publicar precio por hora. Muchas gracias por mencionarlo.

    Un abrazo

  • Marc dice:

    Yo tengo anunciados los precios de algunos servicios que ofrezco y, además, mi tarifa por hora (15 euros + IVA). Cabe decir que, en general, los precios que he puesto son un poco “al azar”.

  • Hola Laura.

    Sinceramente, yo aún no he conseguido vender mis servicios; tengo los precios puestos en la web claramente y en las condiciones de contratación todo está muy clarito.

    Si yo voy como cliente a contratar un servicio, prefiero saber qué me va a cobrar ese profesional; comparando con otros, en función de las prestaciones y los precios, yo decidiré con quién me quedo; pero eso de no poner los precios, no me da buena impresión.

    Yo prefiero tenerlos, y conforme vaya teniendo clientes y vaya adquiriendo más “prestigio” o quizá esta no es la palabra, más audiencia, más clientes, entonces me plantearé subirlos.

    Pero ya te digo, yo prefiero entrar en una web y que me digan, te ofrezco esto, lo cual incluye (una serie de puntos) y su precio es X euros.

    Esa es mi opinión. Precios: siempre.

    La competencia, si te quiere copiar, te copia.

    Un afectuoso saludo

  • El tema de publicar o no los precios en tu web depende de tus circunstancias, objetivos y público al que te diriges. Yo tengo una fórmula que me ha servido a ganar tiempo, ser más objetivo con mis clientes y sobre todo darme a conocer, y es que siempre como necesito obtener una cita con el cliente persona a persona si se puede para conversar de su proyecto, escuchar de primera mano sus necesidades y objetivos, a través de la conversación poder asesorarle de manera adecuada y sobre todo poder ver que nivel de empatía puedo tener con el cliente y de hay a la confianza. El precio es el filtro final el cual determinará si el proyecto sale a adelante o no. Clientes tóxicos huyo de ellos, presupuestos por email con un precio tampoco hago. Si me conceden esa entrevista sea personal o por video conferencia entonces podré realizar un presupuesto, conozco al cliente y también sabré detalles del proyecto de primera mano. Sr Intelligenius

  • Borja dice:

    Hola Laura!

    Tengo una pregunta a ver si me la puedes contestar:

    ¿Debería poner los precios de mis servicios en una ciudad en la que nadie los pone? Después de leer este artículo y con mi experiencia entiendo que según lo que dices no. Sin embargo, por otro lado, la gente ya sabe lo que vale y no me regatearán el precio…¿Qué opinas?

    Un saludo

Deja un comentario