Diseñar y trabajar gratis: cuándo sí y cuándo no

trabajar gratis lauralofer

¿Prefieres escucharme?

Puedes descargar el contenido de esta entrada leída por mi en formato mp3.

DESCARGAR AUDIO

Cuando me metí en el mundo del diseño de manera profesional allá por 2011 trabajé como becaria diseñando y haciendo algunas colaboraciones altruistas durante por lo menos 1 año. El siguiente año trabajé para una agencia de marketing online con un convenio de prácticas cobrando poco porque no tenían recursos para contratarme y de ahí pasé a ser autónoma cobrando TODOS los trabajos que surgían para clientes. (Puedes conocer toda la historia aquí)

Por otro lado, en 2013 diseñé la calculadorafreelance.com e incluso invirtiendo algo de dinero para ayudar a otros freelance como yo a calcular su precio/hora y facturación mensual necesaria para ser rentables y en walaly.com (un proyecto propio en colaboración con Fantory) diseño y trabajo por el momento “gratis” ya que todavía es un proyecto nuevo en evolución y no nos proporciona unos ingresos fijos inmediatos.

También he diseñado cosas en algún momento para amigos cercanos (invitaciones de boda, tarjetas de cumpleaños, material para despedidas de soltero/a…) porque yo he querido hacerlo aunque aquí hay que seleccionar bien en lo que te involucras si ya hablamos de trabajos “gordos” y puede ser un debate aparte.

Lo que yo saco de mi experiencia y según mi punto de vista es que hay una diferencia clave: una cosa es trabajar GRATIS para beneficio de terceros y otra trabajar “GRATIS” para beneficio propio.

Cuándo NO trabajar o diseñar gratis

  • Cuando tienes experiencia profesional y un portfolio que muestra tu trabajo
  • Cuando te piden un diseño “de prueba” y si les gusta te contratarán más después
  • Cuando te prometen que si la empresa va bien seguro que después pueden contratarte más diseños
  • Cuando te piden colaboración altruista para una empresa con ánimo de lucro porque están empezando y no tienen presupuesto (para otras cosas sí lo tienen)
  • ¿Algún motivo más que quieras aportar?

Cuándo SI trabajar o diseñar “gratis”

  • Cuando es un proyecto propio
  • Cuando es una colaboración con otra empresa win-win
  • Cuando lo haces como regalo para un amigo
  • Cuando estás aprendiendo y haciendo prácticas
  • Cuando quieres darte a conocer colaborando de manera altruista con terceros para ampliar portfolio (ojo! esto sólo cuando estás empezando y tienes poco que mostrar al mundo)
  • Cuando te piden colaborar en una asociación sin ánimo de lucro (y a ti te apetece involucrarte en la causa)
  • ¿Algún motivo más que quieras aportar?

Hay un video muy inspirador de Laura Ribas en el que menciona brevemente este “debate” y con el que estoy de acuerdo:

Desde luego este es solo mi punto de vista según mi experiencia personal. Las ocasiones en las que he trabajado “gratis” me han servido para darme a conocer, ganar experiencia, aprender más, crear y ampliar portfolio, crecer profesionalmente y colaborar con otras personas y/o proyectos que me interesaban.

Nota: El tema de trabajar para amigos o familiares es difícil… Yo lo he hecho y en algún caso ha sido más complicado que en otros. Creo que siempre que se trabaja gratis sea para el proyecto de un amigo que acaba de empezar un negocio, o para una empresa en la que te quieras involucrar es importante crear un presupuesto igual que para un cliente con todo lo que incluye y lo que no y poner un descuento del 100%. Así se ven bien los límites y se conoce el valor del trabajo que estás haciendo de manera altruista a modo de regalo para ayudarle en ese momento puntual.

Si trabajas “GRATIS” que sea con un motivo que te ayude a alcanzar tus metas profesionales o porque quieres involucrarte en el proyecto de alguien o ayudar a un amigo.

 ¿Tú que opinas? ¿Me dejo algo en esta lista?

Deja un comentario

Lauralofer

About Lauralofer

Soy Laura López y ayudo a diseñadores freelance y agencias creativas a conseguir mejores clientes y aumentar sus tarifas. Amante de los gatos. :) Si vendes servicios de diseño y quieres evolucionar en tu negocio apúntate a mi newsletter y accederás a mi charla gratuita "Atrae clientes online que contraten tus servicios de diseño sin regatear"

41 Comentarios

  • Leandogo dice:

    Lo que dices es interesante y los puntos que mencionaste en cuando “no trabajar o diseñar gratis” me hizo reír mucho, en especifico el punto 3, era practicante y esa persona era mi jefe y no me reconocía los pasajes y de alguna forma me quería comprometer pero al poco tiempo encontré un lugar mejor para ampliar mi conocimiento y ganar experiencia laboral. El punto 4 me lo escribió un cliente que trabajaba a distancia (vía facebook), la verdad que esta experiencia me hizo reir mucho, culminado un trabajo con muchas complicaciones y con una remuneración corta, me pidió “apoyo” para otro negocio y pues como es debido le explique que sería otro trabajo con otro precio y pues me escribía que solo iba hacer un “trabajito” simple que no tenía mucho dinero y me escribió luego: “no seas materialista, pues”, tras reírme en mi pc y calmarme un poco fui tajante con mi posición y fue el primero y último trabajo para este problemático cliente.

    Son cosas locas que pasan en la vida de un diseñador que las tomo con humor ahora. Gracias por tus artículos, son interesantes. ¡Saludos desde Perú!

    • Lauralofer Lauralofer dice:

      ¡Hola Leandro! por desgracia es bastante común esta serie de prácticas… Cuando te dicen que trabajes gratis y “colabores” en su proyecto que tiene muuucho futuro y te prometen que si la empresa va bien y se montan en el dolar entonces seguro que después pueden contratarte más diseños y recompensarte por el tiempo que has trabajado gratis… Por favor, que alguien que haya pasado por esto con ese final ¡que se pronuncie! El segundo ejemplo que comentas, también me es familiar, pasen y vean:http://www.lauralofer.com/no-necesitas-disenador-grafico/

      Muchas gracias por contarnos tu historia y por tomarte las cosas con humor, por lo menos seguro que fue un buen aprendizaje y ahora identificas a leguas a los cliente problemáticos.

      ¡Un abrazo!

  • Yadira Delgado dice:

    Hola, me gustan mucho tus artículos, creo que haces un excelente trabajo en compartir tus experiencias. Te contaré una mía, es un tanto desagradable porque fue para un departamento que pertenece a la Institución de la que soy egresada. Resulta que fui a hacer una entrevista de trabajo, entregué mi CV y un pequeño portafolio. Según esto les urgia ocupar el puesto que me estaban ofreciendo y sería rápido el proceso. Días después me pidieron que hiciera 3 propuestas de diseño para la portada de un libro y 3 para la entrada de un capítulo del mismo, más los interiores. Así que hice lo que me pidieron porque según lo que yo había entendido era un diseño de prueba para ver si era apta para el puesto o no; envié mi trabajo y al siguiente día me envían correcciones… eso fue algo que me inquietó porque si es un diseño de prueba, yo entiendo que lo califican y debaten si cumples con los requisitos o no; en fin, no dije nada hice las correcciones y de pronto recibo otro correo solicitándome que agregara modificara los interiores del primer capítulo y ahí fue cuando decidí no trabajar más, se que estaba pidiendo trabajo y que quizás no debí ponerme a la defensiva, pero eran horas invertidas que no me estaban llevando a nada, así que sólo decidí preguntar si el libro se iba a publicar, si se me iba a dar el crédito por el diseño y si de alguna manera el enviar el resto del mismo, me iba a asegurar la entrada al departamento. La persona que me estuvo mandando los correos no supo que decir, más que lo iba a comentar con su jefa, así que yo no mandé una corrección más y la persona jamás me aclaró mis dudas. Al final terminaron llamándome para ocupar el puesto, pero yo ya había firmado un contrato con otra institución. El punto es que hay que valorar nuestro trabajo, no importa si es la primera vez o la cuarta, quinta, etc. que pedimos trabajo, nuestro tiempo vale y nuestras ideas mucho más y no es justo que inenten aprovecharse de nuestra necesidad. ¡Saludos desde México!

    • Lauralofer Lauralofer dice:

      Hola Yadira

      Me temía una historia con final amargo pero creo que no podía haber acabado mejor: encontraste otro trabajo y encima te iban a coger en donde hiciste las pruebas. Por lo menos supiste frenarlo en cuanto viste que no te gustaba cómo parecía que iban a suceder los acontecimientos (aunque luego te eligieran). Gracias por contar tu historia. ¡Un abrazo!

  • Alberto dice:

    Buenísimo Laura, me encanta tu post.

    Refleja un punto de vista alejado de lo que se estila en España donde trabajar gratis (para construir tu portfolio y darte a conocer al principio) es de pardillos.

    Llevo 3 años trabajando en Austin, TX, como freelance. Aquí tienen el gen del emprendimiento en el ADN, y saben que la mejor manera de vender tu trabajo es demostrando lo que eres capaz de hacer, y al principio cuando no tienes bagaje ni reputación, lo empiezas haciendo gratis o a precios muy bajos. Es el primer paso. Apasionante!

    Un saludo.

    • Lauralofer Lauralofer dice:

      ¡Hola Alberto! Yo creo que trabajar “gratis” cuando para ti tiene un valor (el que tú le quieras dar) es invertir en ti y en tu profesión. Otra cosa sería aceptar trabajos en los que ves que claramente no valoran tu trabajo y se quieren aprovechar de ti. Pero yo no dudo en recomendar a quien empieza que busque donde colaborar para ir cogiendo experiencia, portfolio y le vayan conociendo. Gracias por contar tu experiencia, me encantaría pasar el charco!!

  • Hola Laura,
    También he trabajado gratis para amigos por querer ayudarlos a crecer sus empresas, ya que se que de cobrarles, no me contratarían ni a mi ni a ningún otro diseñador más barato, sino que lo harían ellos mismos y, evidentemente, el resultado no sería profesional. Entonces por tocarme el corazón he tenido que donar mi tiempo por sus empresas, lo cual es arma de doble filo, pues unas veces sí me ha generado más ingresos a la larga, pero otras cuantas me han seguido contactando para hacerles más trabajos, sin preguntar por el costo.

    Si vamos a trabajar de gratis para ayudar, está muy bien, mas recomiendo especificar a tu amigo/cliente que solo el primer proyecto es gratuito como apoyo personal, pero los proyectos futuros tendrán un costo normal (o con descuento), por respeto a tu propio tiempo/trabajo.

    Gracias nuevamente por compartir tu valiosa experiencia con nosotros tus colegas Laura.

    • Lauralofer Lauralofer dice:

      ¡Hola Rodrigo! Encantada de saludarte también por aquí. El tema de trabajar para amigos o familiares es difícil… Yo lo he hecho y en algún caso ha sido más complicado que en otros. Creo que siempre que se trabaja gratis sea para el proyecto de un amigo o empresa en la que te quieras involucrar es importante crear un presupuesto igual que para un cliente con todo lo que incluye y lo que no y poner un descuento del 100%. Así se ven bien los límites y se conoce el valor del trabajo que estás haciendo de manera altruista a modo de regalo para ayudarle en ese momento puntual.
      Un abrazo!

    • Lauralofer Lauralofer dice:

      Ojalá con esa técnica te vaya mejor!! Está bien ayudar a los amigos pero lo mejor es poner algunas reglas para que no haya malos rollos. Un abrazo!

  • Jessica dice:

    Hola Laura, hace poco empecé a leer tu blog y te felicito por tu trabajo. Te cuento que yo llevo solo unos 5 meses como freelance y ya he tenido varias experiencias, positivas y negativas, incluso me identifico mucho con tu ebook “Mis 10 errores como diseñadora”. Te agradezco que compartas tu conocimiento, yo seguiré leyendo más de lo que escribes que es de gran ayuda 🙂

  • Sam dice:

    Eres mi santo grial!!!(suena exagerado pero yo lo veo así) , muchos de tus consejos me están ayudando en este momento difícil en que siento he perdido la brújula -_-

    • Lauralofer Lauralofer dice:

      jaja gracias Sam! me alegro de haberte servido de ayuda para poder superar ese momento difícil. Espero que puedas salir de ese bache y que encuentres el camino. Un abrazo y mucho ánimo

  • […] unas semanas escribí un post sobre cuándo trabajar gratis y cuando no en el que comentaba las diferencias entre trabajar sin una retribución económica en ciertos casos […]

  • johnnathanQY dice:

    Esta muy bueno, gracias por dar consejos para no caer, pues con estos puntos nos libra del mal. Si hay de todo tipo de clientes, es mas me ha tocado algunos, otros que te disen “algo menos” “tan caro, hay pero si haya el otro diseñador me esta cobrando barato”. Con estos puntos voy a tener en cuenta me gusta mucho estos puntos que das como consejos.
    Gracias

  • Alberto M dice:

    Muy buena nota, muy ciertos los consejos, y con el tema de los familiares es cierto, es complicado a veces hacer diseño o proyectos con ellos, a veces la cercania familiar hace que se tomen confianza en “darte consejos” en el trabajo y a veces cuesta poner limites. Saludos

  • Kess dice:

    Me ha pasado que trabajar para amigos y familiares es más complicado.

    Me encantó este post

  • Diana dice:

    ¡Wow! Grandes consejos, y perfecto el vídeo. Ambas me ayudaron a tomar dos importantes desiciones: Quedarme en la universidad que me encuentro a pesar de que solo sea una tecnología, yal que me ha salido la opción de diseñar la señalización dde la biblioteca de la misma, el cuál me iría genial en el portafolio, hoja de vida, y aparte me sirve de trabajo de grado. Y por otra parte, confirmé que sí quiero ayudar una empresa de mi ciudad de ventas online a diseñar su logo e identidad, ella tampoco está pretendiendo pedirme gratis el trabajo, pero sera un precio bajo, o incluso, intercambiarlo por prendas que ella venda. Ahora te tengo una pregunta, ¿Será que solo diseño el logo (con colores de la marca definidos, temática y variaciones del mismo) ó también la Imagen corporativa, como tipografías para publicidades, tarjetas, o stickers para las entregas de sus productos, etc? (Es una empresa de ropa y accesorios, de ésas que solo tiene fanpage, ya que hace poco decidió cerrar el showroom debido a que sus clientes están online, y muy pocas veces recibe en el showroom visitas o curiosas.

    • Lauralofer Lauralofer dice:

      ¡Hola Diana!
      Yo creo que cuando decidimos involucrarnos de “manera altruista” en un proyecto nosotros mismos tenemos que saber dónde poner el límite y hasta dónde podemos/debemos llegar sin cobrar por nuestro trabajo o con precios demasiado bajos (pasa por aquí: http://www.lauralofer.com/no-trabajar-gratis-ni-low-cost/) y más sabiendo que para la otra parte será un beneficio en su negocio (y en este caso en concreto no se trata de una ONG o una asociación sin ánimo de lucro por lo que me cuentas). Estoy hablando sin saber realmente el contexto o el trasfondo, por eso creo que tú misma tienes que valorar cuáles son las necesidades de la empresa y poner tus límites, principio y fin del trabajo con esas condiciones “especiales”. Me parece que está muy bien colaborar en otros proyectos sin una retribución directa en dinero (si te lo puedes permitir) pero creo que tienes que analizar y detallar muy bien cuál va a ser tu parte del trabajo para que luego no te metas sin darte cuenta en un compromiso permanente de diseños gratis o low cost con esta tienda.
      ¡Un abrazo!

  • Hace unos meses me escribió un amigo que ráramente escribe y casi nunca responde mis mensajes; me pidió ayuda con una página en WP que había sido afectada por un script, probablemente a causa de un virus en su equipo. Me pasé un par de días resolviendole el problema y cuando se lo entregué lo agradeció, no obstante al día siguiente decidió eliminar la página y la explicación que me dió no fue del todo satisfactoria, ya que había invertido mi tiempo y él no confió en mi trabajo pese a que la página corría estable (trabajo en el área seguridad web, pero soy diseñador freelance). Pasó el tiempo y mi amigo siguió sin comunicarse ni responder mis saludos y consultas ocasionales, hasta que hace unas semanas que coincidimos con un artículo en Facebook y aprovechó de saludarme y pedirme ayuda con una web sin fines de lucro (que una vez le diseñé y por la cual me pagó en su momento), solicitandome un cambio de texto y la actualización del software gestor y plugins “como favor”, pidiendome también consejo referente a un hosting para la página de su nueva empresa y ofreciendome la posibilidad de que sea yo quien le diseñe un logotipo “a futuro”… ¿Porqué les cuento todo esto? Porque a veces hay “amigos” que sólo se acuerdan de uno cuando necesitan favores: te prometen un trabajo incierto a cambio de que les hagas “algo gratis”, y a la hora de que le regalas un trabajo que te ha costado tiempo y esfuerzo, no son capaces de confiar verdaderamente en tu criterio. Le dije al amigo que eso era trabajo y que me ganaba la vida en ello por lo que tenía que cobrarle. Adivinen.. no me respondió y hoy sigue siendo el mismo ocupado de siempre (por cierto que la diferencia la hace sólo conmigo), por eso: cuidaos de los “amigos”. Un auténtico amigo reconoce el valor de tu trabajo y no te deja esperando para que te preguntes si es o no es de verdad tu amigo. Saludos y buena suerte.

    • Lauralofer Lauralofer dice:

      ¡Uy, se había ido tu comentario a la carpeta de spam! Me alegra que te pusieras firme y supieras dar valor a tu trabajo indicando que tenías que cobrarle aunque fuera tu “amigo” (que de amigo tenía poco…). Otra persona quizás hubiese cedido, yo antes era de las que cedían y no sabían decir no a casi nada… Así que es tu historia puede ser un gran aprendizaje para muchos. ¡Gracias!

  • Marta dice:

    Hola, yo cuando he decidido colaborar con desconocidos o trabajar gratis, que es lo mismo, ha sido cuando se cumplen unos requisitos mínimos a mi parecer:
    1º: Que la persona sea honesta desde el principio y llame a las cosas por su nombre: me está pidiendo un encargo o trabajo gratis, no me está dando ninguna oportunidad de oro para darme a conocer ni nada por el estilo. Es que hay algunas propuestas que tienen una cara…
    2º: Que me interese el proyecto, formar parte de él y tenga tiempo para realizarlo.
    3º: Normalmente pido expresamente, incluso con acuerdo firmado, que se reconozca mi autoría en mi trabajo, se indique mi página web también, y si es algo publicado, poder tener un ejemplar.
    Por supuesto luego hay muchos más factores a tener en cuenta dependiendo de cada caso concreto, pero generalmente, lo que más coraje me da es cuando intentan maquillar la propuesta diciéndote que es una oportunidad para ti, o imponiéndote casi el trabajar gratis, es que no sé cómo hay gente que tiene tanto descaro…

    • Lauralofer Lauralofer dice:

      Me parece muy bueno lo que comentas, sobre todo el tema del acuerdo firmado. Si se hace gratis mejor hacerlo como si fuese un trabajo de pago, con un contrato de por medio con tu parte de trabajo y las limitaciones. Sino eso al final se convierte en un proyecto mucho más grande de lo esperado y se alarga eternamente porque necesidades de diseño seguirá habiendi. Tienes toda la razón… Lo de las “colaboraciones” que enmascaran un “trabaja gratis para mi” me pone negra… Una colaboración es win-win y si haces algo gratis es porque lo decides tú y no al revés.

  • Sara dice:

    Hola Laura, lo primero felicitarte por tu trabajo.

    Mientras terminaba mi grado en diseño trabajaba los veranos de cualquier cosa que me llamase la atención. Un verano estuve trabajando para una pequeña tienda de textil. Cuándo me comentaron que iban a dar un paso grande adelante, porque uno de los socios tenía mucho dinero y el otro tenía los contactos para crear una marca con ambición, y que habían pensado en mí para llevarles todo el tema gráfico sentí vértigo y una tremenda emoción. Me pareció que era la oportunidad soñada por cualquier diseñador gráfico, y yo había tenido la gran suerte antes siquiera de terminar mis estudios. Me dijeron que de momento estaría sola, pero que en un futuro, cuando la empresa creciese sería la directora del departamento gráfico. En cuanto al sueldo, como la empresa estaba naciendo al principio no cobraría nada, pero después iba a forrarme, porque cobraría un porcentaje directo de las ganancias de la empresa. ¡Parecía un caramelo!
    Acepté encantada y con una ilusión tremenda, sin ver el momento por comenzar a trabajar y volcarme en ello.

    La realidad no tardó mucho en hacerse ver. Yo había diseñado ya el logo para la empresa, y también unas tarjetas para invitar a clientes potenciales a la inauguración de la primera colección. Lo tenía todo preparado, diseños, prototipos, imprenta escogida, y por supuesto, presupuesto necesario para hacerlo todo material. El presupuesto no incluía mis horas de trabajo, solo los costes de imprenta. Contacté a uno de los socios y me rebotó al otro, el otro al uno… cada uno me decía que hablase con el otro y que el otro me daría el dinero para pagar a la imprenta… al final me pidieron que pusiese yo por adelantado el dinero para pagar a la imprenta. Me quedé helada. Era joven, y sin dinero. El ser pobre no siempre es malo, porque vi claro que no podía adelantar yo ese dinero, y además la sola idea de hacerlo me creaba una incertidumbre y un estrés terrible. Me costó varios días, pero finalmente decidí reunirme con ellos y decirles que lo dejaba. Os juro que me escupieron a la cara un “¡estás cometiendo el error de tu vida!” A los pocos meses se corroboró (ironía), pues la empresa se disolvió.

    Después trabajé gratuitamente para unos conocidos que arrancaban un bar. A parte de pedirme las cosas para ayer, y llamarme al móvil a horas intempestivas… jamás vi un duro, ni una copa. Yo seguía haciéndoles los diseños de carteles, y todo lo que me pedían porque pensaba que podía abrirme puertas a otros clientes, pero creo que no solo no me pagaron con dinero ni con especias, sino que tampoco me promocionaron para nada.
    Como un diseñador gráfico ha de comer, como el resto de los mortales, y como arrancar tu camino como freelance no es cosa de dos días, tenía otro trabajo, para terceros en un sector que nada tenía que ver con el diseño gráfico.
    Lamentablemente, tras meses de dormir pocas horas, invertir incluso mis descansos para comer… el ver como único resultado que se resentía mi salud y que no solo no avanzaba en mi carrera como freelance si no que por ir zombi todo el día iba a peligrar mi otro trabajo decidí abandonar mi empeño. Dejé de ejercer como freelance y me centré en una jornada partida en algo que no tenía nada que ver.

    Ahora, con energías renovadas he decidido volver a intentarlo. He invertido en cursos para actualizarme y aprender cosas nuevas. Aún no sé si acabaré trabajando para terceros o como freelance, pero quiero al menos intentarlo.
    Después de desistir como freelance en lo que os he contado anteriormente, aun he hecho alguna cosa gratis para amigos y conocidos, gratis porque mi idea era hacer portfolio y darme a conocer, pero no ha llevado a ningún lado, si te venía alguien porque le habian comentado que les habías hecho tu el diseño te decían que les había gustado mucho, y te empezaban a decir lo que querían, pero nada de pagarte. En general la gente te acepta el trabajo, pero luego ya no se acuerdan de ti.

    Después de toda mi experiencia, aunque esté recomenzando, creo que no voy a hacer nada más gratuitamente. Pasaré presupuesto, aunque esté ajustado. Quizás me equivoque, pero esque creo que no somos una ONG.

    PD. En una ocasión una conocida me vio bocetando (también me apasiona dibujar) y le gustaron tanto mis dibujos que me dijo “oooh, mira, podrías hacerme un cuadro, de unos nenúfares, porque me encantan, de tanto de altura por tanto de ancho.” Ahí me lo dejó, aunque yo no dibujo nada parecido a lo que ella deseaba. Me lo soltó como si me hiciese un favor, ella que me da algo para que pinte y me divierta…. Aún tendremos que pagarles nosotros jajaja.

Deja un comentario