Las 7 etapas esenciales de tu proceso creativo que añadirán valor a tus servicios de diseño

En nuestra profesión como diseñadores es absolutamente necesario hacer ver a tus clientes potenciales que tu trabajo no se limita a crear un dibujo en 5 minutos. Para ser un buen diseñador no basta con saber Photoshop o Illustrator a nivel técnico, hay que saber transmitir las ideas de la marca de nuestro cliente y crear un diseño funcional y estratégico.

Queremos mostrar el valor de nuestro trabajo y una de las mejores maneras para lograrlo fácilmente es enseñar a nuestros clientes el proceso creativo que implica desarrollar un buen diseño centrado en la marca del cliente. Esto te va a diferenciar de un plumazo de la competencia que hace “logos bonitos” por 4 duros y que se los inventa copiando ideas o por inspiración divina frente a tus servicios orientados a conseguir los objetivos de la marca con un proceso creativo profesional.

Somos diseñadores profesionales que ayudamos a nuestros clientes a conseguir los objetivos de sus negocios a través del diseño, no somos artistas que buscamos expresarnos creativamente. No te confundas.

Con los años he ido mejorando y ajustando mi proceso creativo añadiéndole etapas donde también implico al cliente. Esto me permite entender mejor qué es lo que necesitan y las preferencias gráficas para acertar con la propuesta sin improvisar ni invertarme lo que el cliente espera conseguir.

Implementar un buen proceso creativo en tus servicios de diseño te va permitir:

  • Diferenciarte de la competencia barata
  • Aumentar y fijar mejor el precio de tus presupuestos
  • Estimar mejor los plazos de entrega
  • Añadir valor a tus servicios
  • Optimizar y estandarizar tus procesos y servicios
  • Mejorar la aceptación de propuestas y diseños

Este proceso, desde mi punto de vista y mi manera de trabajar, pasa por 7 fases imprescindibles que te van a ayudar a mostrar el trabajo que implica crear un diseño (de logotipo, web, editorial… o el servicio que ofrezcas).

En este artículo quiero explicarte brevemente cómo es mi flujo de trabajo, workflow, proceso creativo – o como lo quieras llamar- dentro de mis servicios de diseño como freelance que ayuda a que las propuestas sean aceptadas más fácilmente y que aumente el valor de mi trabajo.

1. Briefing

El primer paso pasa por completar un briefing creativo junto con el cliente. Se trata de una herramienta esencial para saber toda la información sobre nuestro cliente, su marca, negocio y las necesidades concretas para el proyecto. Puedes ver un ejemplo de preguntas para crear un logotipo aquí.

2. Investigación y documentación

En base al briefing realizo una investigación y documentación previa. Esta fase es clave para inspirarme, analizar lo que hace la competencia local y global, los referentes y empezar a meterme de lleno en el negocio y sector del proyecto.

3. Moodboard

Esta etapa la he añadido recientemente a mi proceso creativo y me encanta. Se trata de crear un tablero inspiracional (yo utilizo Pinterest) junto con tu cliente añadiendo fotos, texturas, colores, diseños que engoblen el estilo, valores y las emociones que queremos transmitir con la marca antes de ponernos a diseñar. De esta forma podemos entender la marca en su conjunto y orientar los diseños a un estilo o look and feel más concreto. Puedes leer más sobre los moodboards en este artículo de Threefeelings.

4. Tormenta de ideas, bocetos y diseño

Una vez tengamos todo lo anterior definido comenzamos a diseñar. Fíjate que estamos en el punto 4. Muchos diseñadores empiezan por aquí directamente sin tener toda la valiosísima información previa y se inventan los diseños por intuición, por lo que les gusta a ellos o por la moda del momento.

5. Presentación de propuestas

Cuando tenemos creada la propuesta o propuestas iniciales se las hacemos llegar a nuestro cliente. Lo puedes entregar en formato de mockup para que tenga un contexto y se vea aplicado a un soporte real. Aquí es importante que le expliques a tu cliente el por qué del diseño o concepto y que entienda que todo tiene una razón de ser y que está diseñado de esa manera por alguna razón relacionada con los objetivos que busca conseguir.

6. Feedback del cliente o ronda de revisiones

Una vez presentadas las propuestas le damos un plazo al cliente para que nos haga llegar su feedback. El número de rondas de revisiones deberías especificarlo siempre en tus presupuestos para que el cliente entienda que aquí hay que ser específico con los cambios para que el proceso no se alargue y no te pida 20 cambios sin sentido.

7. Creación y entrega de archivos finales

Una vez aprobados los diseños, toca crear todos los archivos finales en los diferentes formatos, versiones y tamaños que necesite el cliente. Esto forma parte del trabajo y solemos subestimar el tiempo de dedicación. También es importante mostrar al cliente los entregables que va a conseguir al finalizar el trabajo porque esto será la parte más tangible de todo el proceso. Añadiendo más formatos, tamaños y versiones (de colores por ejemplo cuando hablamos de logotipos) añadirá más valor a tu trabajo con un coste en tiempo pequeño para ti. Tenlo en cuenta y no escatimes en esta parte.

Este es mi flujo de trabajo pero lógicamente tú tendrás que adaptarlo a tus servicios y tu proceso creativo. Después es importante que quede plasmado en tu web dentro de la página donde detalles tu servicio y también en los presupuestos que envíes.

¿Cómo es tu flujo de trabajo? ¿Implementas estos pasos en los servicios que ofreces? Cuéntame más sobre cómo desarrollas tus servicios en los comentarios de aquí abajo.

Lauralofer

About Lauralofer

Soy Laura López y ayudo a diseñadores freelance y agencias creativas a conseguir mejores clientes y aumentar sus tarifas. Amante de los gatos. :) Si vendes servicios de diseño y quieres evolucionar en tu negocio apúntate a mi newsletter y accederás a mi charla gratuita "Atrae clientes online que contraten tus servicios de diseño sin regatear"

12 Comentarios

  • Elena Epaltuna dice:

    Qué importante es tener un buen guión antes de comenzar con un proyecto para un cliente, sobre todo si estamos hablando de un servicio grande! Tener estas etapas ya te diferencia del resto de diseñadores, es importante que el cliente sepa verlo antes de trabajar contigo y después.

    Genial tu artículo Laura, como siempre 🙂

    ¡Abrazos apretujaos!

  • Jorge dice:

    ¡Genial!
    Ese es el secreto de un buen trabajo profesional: el análisis.
    Como bien dices, no se trata de hacer un dibujo “mono”. Aunque hay muchos clientes que piensan que un logo es precisamente eso: un dibujo mono, y todo lo demás son “chorradas” que les cuentas para elevar tu tarifa.
    Coincido plenamente contigo punto por punto. Realmente este post me reafirma y me da confianza en lo que vengo haciendo hasta el momento.
    Muchas gracias por estar ahí Laura.

  • Isa dice:

    Hola Laura,
    Genial el post como siempre! El único punto que me saltaba es el Moodboard, que me parece muy buena idea. Quería hacerte una pregunta, en que fase envías el presupuesto al cliente? Yo lo hago después del punto 1, el briefing.
    Un saludo y gracias por toda la información que publicas.

    • Lauralofer Lauralofer dice:

      Hola Isa!
      Pues depende, creo que está bien que lo hagas al principio antes de preparar un presupuesto para tener todos los detalles y asegurarnos de que el cliente viene con ese trabajo hecho. Otra opción es primero para cualificar al cliente pasa un filtro con un cuestionario (esto lo recomiendo siempre) y si veo que encaja dentro de mis servicios tenemos una reunión para entender todo lo que necesita. Después cuando aprueban el presupuesto le paso el briefing personalizado pero de temas creativos en concreto. Supongo que hay muchas maneras de hacer este proceso y yo todavía sigo perfeccionando y buscando cuál es la mejor opción. ¡Gracias!

  • Qué buen resumen Laura! A mí, la fase que más miedo me da es la de “el feedback del cliente” porque ahí es cuando llegan… loooos caaaambioooossss (léase con voy de terror, propia de Halloween). Pero bueno, si se han hecho las anteriores fases bien y se le ha expilicado todo bien desde el principio, serán solo matices. Un abrazo!

  • Hola Laura, qué bueno que mencionas este tema porque es muy importante tener orden siempre y sobre todo, una estructura que sea PERFECTIBLE.

    Nosotros hacemos el proceso al revés, cuando escogemos un cliente nosotros hacemos la investigación y llenamos el brief (que luego revisamos con el cliente), pedimos una reunión y ahí mismo presentamos las propuestas. Todavía no hemos hablado de costos.

    Una vez que el cliente ve lo que podemos hacer nos aseguramos de que entienda los resultados económicos y de crecimiento que tendrá con nuestro trabajo. Cuando ya está emocionado hablamos de precios y formas de pago.

    Finalmente acordamos qué cambios desea hacer en la propuesta y qué otros proyectos podemos hacer en conjunto. Este paso es importante, porque si el precio le pareció alto, le damos pie a que negocie con nosotros y lo dejamos ganar. Siempre quieren algo gratis y éste es el momento de ceder y hacerlo feliz.

    Sé que tu artículo trata exclusivamente sobre el proceso creativo y yo te estoy hablando de ventas, pero este método combina los dos aspectos y además buscamos imponer autoridad ante el cliente, para que tenga la confianza de que sabemos lo que hacemos y así los cambios no sean muchos. Eso sí, nunca le ponemos límite, si quiere hacer un millón de cambios quiere decir que nosotros no estamos haciendo bien nuestro trabajo y si lo limitamos la relación se tensa. Recuerda lo valiosos que son los referidos 🙂

    Este sistema no funciona al 100% pero créeme que los resultados compensan ampliamente los NO porque puedes sacar proyectos de 5 cifras.

    Espero que te sea de utilidad mi comentario.

    ¡Muchos éxitos!

  • Luis Cota dice:

    A mi me pasaban cosas similares al principio por que tenia una persona que se encargaba de vender y yo me dedicaba a la parte creativa “error” uno es el que debe de tratar con el cliente siempre de lo contrario muchas de las ocasiones te comprometen a hacer trabajos que ni siquiera tu acordaste todo por ganar una venta, ahora cambie mi sistema soy más selectivo con los proyectos desde que comprendí que no todos los trabajos son para mi.

    Interesante articulo gracias por compartir

    • Lauralofer Lauralofer dice:

      Cierto, yo también creo que somos nosotros los que nos tenemos que ocupar del marketing y ventas cuando somos freelance. Hay mucho comercial que vende lo que sea por llevarse una comisión…

Deja un comentario